martes, 14 de agosto de 2018

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 677.-TRAMPA MORTAL (J. F. BURKE)


Título: TRAMPA MORTAL
Título original: DEATH TRICK
Autor: J. F. BURKE
Editorial: JÚCAR
Trama: Un prominente hombre de negocios es asesinado mientras pasaba un rato divertido con una prostituta, lo que puede poner en un aprieto tanto a la chica como a su jefa. El lado positivo del asunto es que esta última es la amante de un detective con buenos contactos en la policía. El lado negativo es que sólo si el detective les entrega en poco tiempo al culpable, los policías dejarán en paz a las chicas.
Personajes: Sam Kelly, detective mulato que ha sido policía, muy seguro de sí mismo y con buenos contactos tanto en el mundo policial como en el de la delincuencia, Mike Moynihan, jefe de la policía, amigo de Kelly, actualmente “limpio” pero en el pasado pringado en asuntos menores de corrupción, Bobbie Mountjoy, novia de Kelly, directora de una importante y elegante casa de citas, Toni O’Shea, pupila de Bobbie, con el único defecto de que le gusta demasiado el dinero ajeno, Benjy, llamado el pequeño padrino, lo primero porque mide menos de 1,20, lo segundo porque controla gran parte de la mafia de Nueva York, Wu, médico forense acostumbrado a ir más allá de lo que le pide su propio trabajo.
Aspectos a Destacar: Los personajes principales, Kelly y Bobbie, ambos alegres, desenfadados y con una gran autoestima, que aunque seguramente no ascenderán al “olimpo” de los personajes más clásicos de la novela negra sí consiguen hacerse simpáticos y agradables a los ojos del lector.
La Frase: Los chinos creen que todo el mundo, al igual que la luna, tiene dos caras --explicó Sam--. Enseña una cara al mundo, y la otra a nadie. La psicología moderna lo llama el síndrome del Hombre-en-la-Luna. Este Abner MacIntyre es un caso fino y cómico. A los ojos del mundo era un hombre de negocios con mucho éxito, banquero, constructor y un filántropo, incluso un hombre que iba a misa, y también un tipo sobresaliente de la pandilla de la Gracie Mansion. Sobre la parte oculta de su cara…

lunes, 13 de agosto de 2018

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 676.-EL SECRETO ESTÁ EN SHASHA (RAFA MELERO ROJO)


Título: EL SECRETO ESTÁ EN SASHA
Autor: RAFA MELERO ROJO
Editorial: ALREVÉS
Trama: La mujer de un importante empresario catalán es asesinada, lo que propiciará la intervención de los Mosos d’Esquadra. Hasta ahí todo normal, dentro de la tragedia que supone, en sí mismo, un asesinato. Pero cuando los investigadores descubran una relación entre esa muerte y la de una prostituta llamada Shasha, aunque tampoco están seguros de que ése sea su nombre, la cosa se complicará. Sobre todo, porque parece que la mafia rusa instalada en España puede estar implicada en el asunto, directa o indirectamente.
Personajes: Xavier Masip, sargento de los Mossos d’Esquadra, entregado totalmente a su trabajo y tenaz hasta lo indecible, Andrea Martínez, inspectora de la Policía Nacional, una mujer que cree en su trabajo y en sus compañeros y que lleva tiempo detrás de desapariciones similares a la de Shasha, Igor Orlov, vor o jefe de un clan mafioso ruso en Catalunya, hombre despiadado al que sólo le interesan los “negocios”, don Tobías, joven sacerdote de un pueblo rural, con más pinta de galán de cine que de clérigo, Nikolai Vasíliev, mafioso ruso que va por libre, siviendo al vor que más le pague o con el que más le convenga trabajar, Marta, subordinada de Masip, con el que en el pasado había estado liada y que aún conserva ciertos sentimientos hacia él que no sabe si son correspondidos.
Aspectos a Destacar: La habilidad con la que el autor, dentro de una trama intensa que no decae en ningún momento, es capaz de hilar la historia de la persecución de un desconocido (e hipotético) asesino en serie de prostitutas con los manejos, tanto legales como ilegales, de las mafias procedente del este europeo que se han asentado en España.
La Frase: Miró las fotos de las chicas distribuidas por el comedor. Todas eran tan jóvenes. Se preguntó cuántas más habría realmente y que nadie había denunciado. Cómo de triste es la vida para algunas personas, mientras otras se pierden en dolores de cabeza sobre el color del comedor o el modelo de coche para dar envidia al vecino.

sábado, 21 de julio de 2018

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 675.-EL SOL NEGRO (KENT ANDERSON)

Título: EL SOL VERDE
Título original: GREEN SUN
Autor: KENT ANDERSON
Editorial: ALIANZA
Trama: Hanson, un antiguo boina verde y expolicía, reciclado en profesor universitario, decide dar un giro a su vida y volver a la policía, para lo que conseguirá ser admitido en la de Oakland. Pese a no sentirse muy querido ni apreciado por sus jefes se propone aguantar los dieciocho mese necesarios para poder pedir el ingreso en cualquier otro cuerpo de policía de los Estados Unidos, año y medio durante el que patrullará en solitario por la ciudad enfrentándose tanto a problemas cotidianos de lo más vulgares hasta a auténtico delitos y situaciones de la máxima gravedad.
Personajes: Hanson, antiguo sargento de las fuerzas especiales en Vietnam y ex profesor de literatura inglesa, convencido de que un buen policía debe ser una especie de trabajador social, Weege, niño de once años que se hace amigo de Hanson, aún sin malear aunque su futuro, si no fallan las estadísticas, no sea muy luminoso, Libya, mujer de raza negra, inteligente e independiente, de la que se enamora Hanson, Felix Maxwell, “capo” del narcotráfico en Oakland, que a pesar de ser cruel e implacable siente cierto respeto por Hanson, Levon, mano derecha y hombre de confianza de Maxwell, que sueña con jubilarse y trasladarse a una zona de clima más cálido, Mickey, cochero homosexual que se hace amigo de Hanson, con el que suele matener conversaciones de cierta profundidad junto a su yegua, Champán.
Aspectos a Destacar: “Sol verde” es una novela policial atípica, ya que su protagonista no investiga ningun caso concreto en especial, un asesinato o un robo, por ejemplo, sino que nos muestra la vida cotidiana de un policía del montón, un patrullero, que tiene que enfrentarse a los problemas cotidianos que se producen en su ciudad, construyendo, de ese modo, un fresco de la sociedad en la que se mueve.
La Frase: Lo bueno que tiene la muerte es que uno ya no tiene que lidiar con los fracasos, con las veces que ha sentido miedo o incertidumbre, las veces que ha estado borracho o le han fallado la memoria o las habilidades sociales, todas las veces que debería haber actuado mejor. Todo eso se acabó también. Cuando uno está muerto, puede relajarse por fin, y dormir un poco.

martes, 17 de julio de 2018

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 674.-UN ASESINO CONTRATADO (WILLIAM P. McGIVERN)

Título: UN ASESINO CONTRATADO
Título original: A CHOICE OF ASSASSINS
Autor: WILLIAM McGIVERN
Editorial: JÚCAR
Trama: Un antiguo y reconocido fotógrafo norteamericano recala en un pueblo del sur de España, donde se da al alcoholismo, con la intención de evadirse de las consecuencias de una importante tragedia personal, pero cuando parece que está tocando fondo le surge una oportunidad para volver a enderezar su vida. El problema es que, para hacerlo, tendrá que convertirse en un asesino a sueldo.
Personajes: Malcolm, antiguo fotógrafo destrozado por una tragedia personal, que va dando tumbos por las costas españolas mendigando un vaso de vino, Domingo, mafioso de origen francés, propietario de una taberna que es sólo el más “legal” de sus negocios, orgulloso y prepotente, Clarke, viejo soldado inglés que trabaja para Domingo, Zarren, hombre de origen polaco que también trabaja para Domingo, más por miedo que por lealtad, Tina, la prostituta del pueblo, colaboradora, a su pesar, de la policía local, Coralee Davis, americana divorciada que pasa grandes temporadas en el pueblo, enganchada a Paco, gigoló hijo de pescadores y deseoso de una vida que le aleje de las miserias de su localidad natal, don Fernando, jefe de policía del pueblo, más funcionario que hombre de acción, que sólo aspira a vivir tranquilo y sin sobresaltos, Gregory Neville, escritor inglés de novelas policíacas que parece estar de vuelta de todo.
Aspectos a Destacar: El ritmo de la novela, tranquilo y pausado que, sin embargo, intuimos que nos dirige, casi sin que lo notemos expresamente, hacia un final que adivinamos no sólo sorprendente e inesperado, sino también catártico.
La Frase: Se miró una vez más en el espejo, con el pelo pulcramente peinado, la piel suave y limpia después del afeitado, y descubrió que estaba en lo cierto, que la mugre, la suciedad, el repugnante aspecto externo no ocultaban nada de importancia, nada de valor. Y entonces supo que se encontraba muy cerca del corazón de la paradoja.

lunes, 16 de julio de 2018

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 673.-EL ÚLTIMO FADO (CONCEPCIÓN VALVERDE)

Título: EL ÚLTIMO FADO
Autora: CONCEPCIÓN VALVERDE
Editorial: ALMUZARA
Trama: Amalia, una adolescente que desde los tiempos de su infancia ha vivido rodeada de tres tías que la acogieron en la casa familiar cuando fallecieron sus padres siempre ha estado intrigada por el fallecimiento de otra tía suya a la que debe su nombre. Pero cuando por fin cree que debe enfrentarse a la verdad comprenderá que quizás haya abierto una nueva caja de Pandora cuyo contenido, imposible de guardar de nuevo, amenazará con desequilibrar no sólo su vida sino también su mente.
Personajes: Amalia, joven inquieta, deseosa de conocer el pasado de su familia, aunque intuya que puede ser doloroso, Celia, tía soltera de Amalia, de fuerte personalidad, que controla la mansión familiar con mano férrea, Beatriz, tía viuda de Amalia, que regresó a la casa familiar tras un matrimonio desgraciado, Nené, hijo de Beatriz, cercano a Amalia, Hortensia, tía soltera de Amalia, tranquila, hogareña y conformista, el juez Puig, magistrado de la ciudad, que al parecer conoce perfectamente a la familia y está al tanto de muchos de sus secretos, Eduardo, médico de origen francés, viudo de la tía Amalia, de carácter afable y bondadoso.
Aspectos a Destacar: La autora nos ofrece un domestic noir, modalidad de la novela criminal no muy practicada en España, en el que disecciona a una familia que intenta aferrarse a las glorias del pasado, sin apercibirse de que el transcurso de los tiempos no sólo ha cambiado las costumbres de los ciudadanos sino, también, las propias relaciones interfamiliares. Todo ello sin desdeñar una sorpresa final que quizás –quizás-- dé un giro radical a toda la historia.
La Frase: No había motivo aparente para que yo no aceptase la versión que mis tías me dieron de la muerte de Amalia, pero con el paso de los años se iba asentando en mi cabeza la idea de que algo distinto a un accidente había provocado su desgracia. No tenía la más mínima duda de que ellas me ocultaban muchos detalles de esa triste historia. Detalles decisivos, que arrojarían luz a aquel enigma el día en que consiguiera descubrirlos.

sábado, 14 de julio de 2018

"TXAPELA NOIR", LA NOVELA NEGRA VASCA EN LA SEMANA NEGRA DE GIJÓN

Este año la Semana Negra de Gijón, que siempre ha tratado inmejorablemente bien a los autores provenientes de Euskal Herria, se ha esmerado aún más, si cabe, con los escritores vascos, habiéndose producido una serie de presentaciones de novedades literarias e incluso una Mesa Redonda dedicada, precisamente, al auge de la más reciente Novela Negra Vasca. Eso sin mencionar el “Premio Hammett a la Mejor Novela Negra en Castellano” otorgada a Juan Bas por su novela El refugio de los canallas. El mérito del premio es, por supuesto, del autor, que ha escrito una estupenda novela, pero siempre agrada que se reconozca el trabajo bien hecho.


Dentro de ese especial interés que ha suscitado en Gijón la Novela Negra Vasca, Jesús Palacios, uno de los cronistas del periódico A Quemarropa, algo así como el diario oficial de la Semana Negra, con un ingenio no exento de buen humor, ha etiquetado como “Txapela Noir” a las obras de género negro escritas por autores vascos. No sé si ese simpático término se consolidará, pero personalmente me ha parecido una idea francamente simpática y, recogiendo un invisible guante, he decidido utilizarla.
Y del mismo modo utilizo los artículos que, hasta el momento, la propia revista A Quemarropa, ha dedicado al Txapela Noir, al que le deseo, y confío en que sea un deseo general, larga y exitosa vida, y los reproduzco en esta entrada del blog.

(10-07-2018) La novela negra española en general y vasca en particular fue ayer protagonista casi absoluta del Espacio A Quemarropa y prácticamente de toda la jornada semanera. Así pues, comenzó la cosa con un entusiasmado y arrabatado —en sentido ZuluetaLuis Artigue presentando Un dios ciego de Javier Sagastiberri, autor que cambió su sórdida existencia en el mundo de las finanzas, como buen licenciado en ciencias económicas (aunque también, oiga, en filología hispánica), por un brillante y glamuroso presente millonario como autor de novela policíaca, profesión que, es bien sabido, te permite vivir el resto de tu vida a todo tren. Novela que, en gritos de Artigue, se convierte, a partir de dos tramas criminales aparentemente inconexas que habrán de confluir finalmente, en verdadera crítica de una sociedad que se rinde a «la opulencia por la opulencia», articulándose como retrato del barrio bilbaino de Neguri, pijo donde los haya, a la par que como divertimento metaliterario por el que pululan personajes y autores de otras novelas vascas de género negro, tomados en préstamo por su autor.
Un buen rato después precisamente, subiría también al escenario del Espacio A Quemarropa Antón Arriola, cuyo sacerdote jesuita ateo y poco menos que excomulgado a la par que antropólogo experto en misterios arcaicos es, a su vez, uno de los que aparece, cameo mediante, en la novela de Sagastiberri, si bien aquí, según confesión convicta de Arriola, su segunda aventura, El caso Newton, está equidistante de la novela negra y el thriller esotérico y culterano, con manuscritos robados del Newton alquimista y hereje y del mismísmo Erasmo, apariciones estelares del Priorato de Sion y un grupo terrorista nihilista que ríase usted del realismo especulativo y del Nihil desencadenado de Ray Brassier.
Para poner la nota femenina a este nuevo “txapela noir” que viene de nuestros cantábricos vecinos, gracias fundamentalmente a la labor de la colección Cosecha Roja de la editorial Erein, principal culpable de esta oleada terrorífica que no terrorista en el mejor de los sentidos de novela policíaca con acento vascuence, remató la tríada euskera Noelia Lorenzo Pino con su obra Corazones negros, también publicada en el mismo sello, en la que esta experta tejedora de tramas y personajes criminales, que confesó ser apasionada de la moda y profesora de corte y confección (profesión que no sé por qué se me antoja inquietantemente aneja a la de novelista policíaca, será por las tijeras…), pone de nuevo en escena a sus personajes Eider Chasserau y Jon Ander Macua, esta vez en una sórdida y triste trama de porstitución forzada y trata de carne humana de la que es víctima y protagonista a su vez Anna Karlatos, una joven griega atrapada en sus oscuras redes. Tanto El caso Newton como Corazones negros fueron presentadas por Nacho S. Álvarez, quien no sólo demostró haber leído los libros de cabo a rabo, sino estar poco menos que enamorado de ellos y, sobre todo, de sus autores, llegando a confesar en un conmovedor arrebato que leyendo determinado momento de Corazones negros no había podido evitar derramar un torrente de lágrimas. Yo ya le he dicho a Nacho, aprovechando mi esquizofrénica condición de cronista, presentador, autor y columnista (Quadrophenia, que decían The Who antes de CSI), que la próxima vez que tenga libro quiero que me lo presente él, porque además de dejar hablar a los escritores, leerse sus libros y entenderlos, se emociona tanto que nadie que le escuche y vea puede después dejar de comprarlos, a riesgo de quedar como un alma insensible con corazón de piedra.
La batería de actividades acogidas ayer por la Carpa del Encuentro se cerró con una interesantísima mesa redonda sobre la novísima narrativa vasca, que contó con la participación de Javier Sagastiberri, Noelia Lorenzo Pino y Antón Arriola, y fue conducida por Ángel de la Calle y Nacho S. Álvarez. Todos coincidieron en señalar y celebrar la maravillosa «eclosión» de escritores de novela negra que ha vivido Euskadi en los últimos años. Recordaba Sagastiberri, el mayor de los tres escritores invitados, que cuando él empezó a escribir, «sólo teníamos a los clásicos: José Javier Abasolo y Jon Arretxe, y además dos clásicos un tanto recientes, de los años noventa: nada que ver con la larga tradición de Barcelona y Madrid». Era aquél un vacío sorprendente, dijo Sagastiberri, toda vez que «el paisaje de una ciudad como Bilbao en los años setenta y ochenta era un paisaje típico de novela negra: crisis industrial, derrumbe, violencia, incluso violencia política… Había muchos elementos para que hubiera nacido allí una novela negra, pero no nació. Sin embargo, ahora que hemos conseguido la paz política y que Bilbao se ha convertido en una ciudad luminosa, de repente empezamos a escribir». Coincidió Noelia Lorenzo en señalar también un boom del que ella responsabiliza a Dolores Redondo, escritora exitosísima que «arrastró mucho al lector hacia la novela negra». Lorenzo señaló también que, pese a la omnipresencia del terrorismo en la sociedad vasca durante muchos años, «nuestras novelas no tratan sobre ello. Quedamos tan dolidos de todo ese tema que huimos de él. Reflejamos lo negro de la sociedad, pero alejándonos de esa parte». Antón Arriola se mostró de acuerdo. Los escritores vascos, dijo, han querido «abrirse a otras cosas; y hacemos que nuestros protagonistas sean gente curas con amantes, gente que viaje… Procuramos huir del esencialismo vasco». ¿Existe algún rasgo común que caracterice a la novela vasca al modo como los hay que se pueden señalar que caracterizan a la novela nórdica u otras? Existe al menos uno: «la luvia permanente». Lo dijo Sagastiberri, que contó que, antes de la mesa, los tres escritores habían hablado de que sus novelas no se parecían en nada. Fue Nacho S. Álvarez quien les dijo: «Hay una cosa en la que sí que se parecen: en todas llueve que te cagas». También se suele dejar muy bien en las novelas vascas —se señaló— a los cuerpos de seguridad, y particularmente a la Ertzainza. «Es muy difícil poner mal a un ertzaina después de lo que los han vapuleado durante años. Para un sector muy vociferante de la sociedad vasca, eran los zipaios, los traidores que colaboraban con el enemigo. El de fuera podía ser un hijo de puta, pero estaba haciendo su labor; pero el zipaio era de aquí, y eso a toda esta gente le resultaba intolerable», explicó Antón Arriola, el ertzaina protagonista de cuyas novelas es «un hombre comprometido y honrado hasta las cachas». También procuran los novelistas vascos, señaló Arriola, «celebrar la vida» y reflejar cómo «Euskadi ha cambiado mucho en los últimos años y Bilbao en particular ha sufrido una transformación brutal que en general ha sido para bien, aunque haya nostálgicos que echemos de menos determinadas cosas que se perdieron». Se señaló también en la mesa el «buen rollo» que mantienen todos los escritores vascos entre sí. Sagastiberri lo ejemplificó contando que él suele servirse en sus novelas de personajes reales e incluso ficcionales: del Goiko de Abasolo y también de Jon Arretxe, que accedió a convertirse en un personaje de las novelas de Sagastiberri sólo a cambio de que fuera «lo más cutre que pudiera». Sagastiberri accedió encantado y presenta en sus libros a un Arretxe vestido con «un pantalón de chándal de mierda y una camiseta de propaganda de pienso para perros». Arretxe, dijo, «estaba feliz».

(11-07-2018) Tuvimos también ayer nuestra ración de “txapela noir”, esta vez procedente de Navarra, con la presentación de la nueva novela de Susana Rodríguez: Te veré esta noche. Se trata de la tercera aventura del inspector Vázquez. La presentación corrió a cargo una vez más de José Manuel Estébanez, quien señaló la capacidad de la escritora para desarrollar tramas paralelas y complejas donde lo personal y lo psicológico se ensamblan perfectamente con la construcción de un complicado misterio policial, que en alguna medida Susana Rodríguez resumió con el axioma de que «nadie conoce a nadie» y al parecer su policía protagonista todavía menos que nadie.

(12-07-2018) El “txapela noir” hizo doble acto de presencia, esta vez con dos de sus más talludos y decanos exponentes, primero con José Javier Abasolo, cuya novela Asesinos inocentes fue introducida por el siempre agradecido y entusiasta Luis Artigue. Siguió éste desarrollando su teoría de la novela negra gamberra vasca, destacando el papel que tiene en ésta el sentido del humor, especialmente en una que, aunque se inscribe parcialmente en la tradición del noir judicial —ejemplificada por personajes míticos del género como Perry Mason o autores antaño de moda como John Grisham, estando protagonizada por un abogado en el papel de investigador—, éste resulta ser, en palabras del propio Abasolo, un «auténtico cabrón, obsesionado por la pasta y el sexo» y no podría estar más alejado de los tópicos al uso. Curiosamente, los abogados que la leen se quedan tan contentos, porque parecen creer que su autor está siempre hablando de alguno de sus compañeros de profesión y nunca de ellos mismos. Lo divertido es que Abasolo tuvo la idea de hacer de un abogado su nuevo protagonista para presentar la novela a un concurso literario convocado por el Colegio de Abogados…, pero al final decidió no intentarlo siquiera, porque le había salido un personaje tan cínico y poco ejemplar que difícilmente habría podido hacerse con el susodicho premio concedido por el gremio. Simpático en su veteranía y buen hacer, a José Javier Abasolo tengo que agradecerle también, y mucho, que fuera prácticamente el primer escritor de novela negra que pasara por aquí declarando estar «totalmente en contra de los autores que dicen “yo no escribo novela negra” cuando se refieren a sus novelas negras», extraño vicio demasiado extendido creo yo por la profesión.
El otro y no menos brillante y divertido exponente de este “txapela noir” que —parafraseando de nuevo a Luis Artigue— tiene mucho de novela picaresca y esperpento que visitara ayer el Espacio A Quemarropa no fue otro que Jon Arretxe, quien bien acompañado y conducido por Noemí Sabugal cerró la tarde noche presentando con gracia inigualable su novela La banda de Arruti, peripecia criminal y barriobajera cuyo escenario son las fiestas de Basauri, localidad de la que es oriundo el propio Arretxe, y que tras la descripción del autor quisiéramos todos que fuera también nuestra patria chica. En su depauperado y sórdido pero al tiempo entrañable decorado tienen lugar las desventuras de la banda de pringados protagonista: cuatro supervivientes natos tras la pista de unas joyas robadas que van sembrando el caos y la destrucción en medio de las fiestas de San Fausto, con actuación de Georgie Dann incluida (todo ello basado en hechos reales, por supuesto) y consumo desmedido de zurracapote, mejunje alcohólico y dulzón típico del lugar. Sin descuidar la descripción de una ciudad degradada por el paro, la desindustrialización y la crisis, Arretxe se centra en sus personajes y situaciones tan violentos como, según la sonrojada Noemí, inevitablemente hilarantes, en una novela macarra con la que su autor se ríe de sí mismo y de su amada ciudad, a la que no dudó en calificar como «el pueblo más feo de Euskadi», siguiendo el ejemplo de algunos de sus autores favoritos de novela negra, como el dos veces noir Chester Himes o el francés Daniel Pennac. Aunque se resistió al calificativo de «nueva novela negra vasca» sí que, en presencia de testigos, hubo de admitir que algo hay de particular en la manera en que se acercan vascos y navarros al género, siempre con mucho humor negro y espíritu gamberro.


(14-07-2018) «Enorme ilusión y felicidad» le produjo ayer a Juan Bas ganar el Hammett 2018 por su El refugio de los canallas, una novela sobre el odio y ETA en la que Bas aparca su humor habitual para poner en escena a una serie de personajes inspirados en los que protagonizaron el período de actividad de la banda terrorista, a los que se va dando voz a través de una estructura de saltos en el tiempo entre 1942 y 2015: desde miembros de comandos hasta familiares, políticos y miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. De ella valoró el jurado especialmente su «profunda implicación con la temática de la violencia y sus consecuencias en el País Vasco sin descuidar una elevadísima calidad literaria». Bas fue galardonado además con el SN-BAN!, un premio especial instituido hace algunos años y que consiste en un intercambio de autores entre la Semana Negra y el festival Buenos Aires Negro, que Bas visitará en consecuencia el año que viene.