viernes, 15 de enero de 2021

TXAPELA NOIR. DICCIONARIO DEL GÉNERO CRIMINAL VASCO (JOSÉ JAVIER ABASOLO)

Aquí podéis descargaros TXAPELA NOIR. EL DICCIONARIO DEL GÉNERO CRIMINAL VASCO.
Y si deseáis hacer alguna aportación, para añadir alguna obra o autor que se haya omitido, o puntualizar o corregir alguna entrada, vuestras aportaciones serán bienvenidas: javierabasolo@gmail.com


https://drive.google.com/file/d/1H37h07s5ufzjEQt9EZy-TXGtXlYWSvEj/view?fbclid=IwAR3aRX5kN2TL5E53mbxLnew09hrVk3_m7az5qKzx6pi3SijTk8aCddeZ-lA

jueves, 14 de enero de 2021

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 795.-EL SHOW DE LAS MARIONETAS (M. W. CRAVEN)

Título: EL SHOW DE LAS MARIONETAS

Título original: THE PUPPET SHOW

Autor: M. W. CRAVEN

Editorial: ROCA

Trama: Cuando a un policía suspendido temporalmente le ofrecen reincorporarse para participar en la investigación sobre unos asesinatos en serie ocurridos al norte de Inglaterra, en una zona fronteriza con Escocia, su primera reacción es negarse, pero cambiará de opinión cuando su nombre aparezca unido al de uno de los asesinados y desee averiguar el motivo. Ya que no conoce a ninguno de los asesinados, ni tiene la misma edad que ellos ni pertenece a su esfera social y jamás se ha cruzado con ninguna de las víctimas ni en el plano profesional ni en el personal.

Personajes: Washington Poe, inspector de policía suspendido de empleo y sueldo, indisciplinado e intuitivo, Tilly Bradshaw, joven analista que trabaja para la policía, un genio informático, pero incapaz de relacionarse socialmente, Stephanie Flynn, inspectora de policía, actual jefa de Poe aunque anteriormente fue su subordinada, lo que le hace recelar de él, seria y reglamentista, Gamble, inspector de la localidad en la que ocurrieron los asesinatos, por lo que no le gusta la intervención de los policías enviados desde Londres, Kylian Reid, antiguo compañero de Poe destinado en la localidad en la que ocurrieron los asesinatos, el único que parece simpatizar con él, Van Zyl, jefe de Poe, que pese a tener que navegar entre compromisos políticos parece apoyarlo.

Aspectos a Destacar: Con esta primera entrega de la serie dedicada a Washington Poe el autor ganó el Premio Gold Dagger, uno de los más prestigiosos de Gran Bretaña y que es otorgado por la Asociación de Escritores de Crímenes del Reino Unido.

La Frase: Poe pensó en lo mucho que se parecían a las dos formas de resolver un asesinato complejo. Una eran Gamble y Flynn, que construían el caso metódicamente, piedra a piedra. De forma minuciosa y reflexiva. Y por otro lado, había policías como Reid y él. Más instintivos. Metían piedras en huecos, las giraban una y otra vez hasta que encajaban. Probando con ideas distintas. Y, aunque Poe sabía que su lado del muro se derrumbaría sin el que Flynn y Gamble estaban levantando, también sabía que algunos casos nunca se resolverían sin su lado del muro.


miércoles, 13 de enero de 2021

LOS AUSENTES (JUANA CORTÉS AMUNARRIZ)


LA NOVELA
: País Vasco, 2007. Tras el fracaso de la última tregua, ETA prepara un nuevo golpe para demostrar su cuestionada fortaleza. Dos encapuchados secuestran a punta de pistola a Bixen Alzola, profesor de universidad y defensor de la vía pacífica como única alternativa para solucionar el conflicto vasco. Cuando su mujer, Leire, recibe la llamada de la organización terrorista reivindicando la acción, siente que su mundo se resquebraja. Sabe que las posibilidades de que su marido salga indemne son mínimas. Durante esa larga noche, Leire toma una decisión: hará todo lo que esté en su mano para salvar la vida de su marido.

¿De qué será capaz? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar? Y ¿qué precio va a pagar por ello? Porque ya nada será igual. No hay vuelta atrás. Nunca la hay cuando se traspasan ciertos límites.

 

LA AUTORA: Juana Cortés Amunarriz, Hondarribia (Gipuzkoa), 1966, es licenciada en Filosofía y escritora de relato, novela y literatura infantil y juvenil. Reside en Madrid, donde inicia su trayectoria literaria en 2004. Ha obtenido diversos premios de relato, entre los que destacan el Segundo Premio Hucha de Oro, el Gaceta de Salamanca, el Premio de Relato Tomás Fermín de Arteta, el Leopoldo Alas Clarín o el Ignacio Aldecoa. Ha publicado los libros de relatos Queridos niños (Premio Ciudad Alcalá de Narrativa 2009) y Las batallas silenciosas. Entre sus novelas está Las sombras (Premio Tiflos 2015). En literatura infantil y juvenil ha publicado Esmeralda y yo (Premio Ciudad de Málaga 2016), Corazón, mano, corazón (Premio Avelino Hernández 2012),Maimón, Ojos azules y la serie Superpaco.


 

lunes, 11 de enero de 2021

ENCICLOPEDIA DEL FRACASO (JOSÉ FERNÁNDEZ DE LA SOTA)

LA OBRA: Esta es la obra cumbre de un poeta de referencia en el País Vasco, un escritor que por su fuerza y su originalidad ocupa un lugar único en la poesía en castellano. Diario poético y cuaderno de viajes, crónica y reportaje de una década de incertidumbres, indignaciones y perplejidades que pueden desembocar en largos textos o en breves meditaciones líricas. Porque de todo hay en esta Enciclopedia del fracaso que compendia la escritura --y la vida-- de José Fernández de la Sota a lo largo de los últimos 12 años. Años de crisis y de literatura y años también de cine documental en diferentes países de Latinoamérica que dejarán su huella, como se puede comprobar en muchos de los textos de esta Enciclopedia que recala en Colombia, México, El Salvador, Perú, Uruguay o Bolivia. Entradas en las que junto a los poetas que siempre acompañaron a su autor (Juan Ramón Jiménez, Claudio Rodríguez, Caballero Bonald, Blas de Otero o Carlos Edmundo de Ory), entran en cuadro cineastas admirados como Orson Welles, Alain Resnais, Pier Paolo Pasolini, Bela Taar, Lars Von Trier o Roy Andersson. Una mirada crítica, a veces inclemente y siempre irónica a nuestra realidad política y social, y también --por qué no-- a la nueva realidad cultural surgida alrededor de las redes sociales y la llamada industria cultural. Y la constatación de que el fracaso es tan inevitable como hermoso y fecundo puede llegar a ser.

 

EL AUTOR: José Fernández de la Sota (Bilbao, Bizkaia, 1960) es autor de una veintena de libros entre poesía, narrativa y ensayo. En dos ocasiones --1997 y 2010-- ha sido galardonado con el Premio Euskadi de Literatura. En 2011 fue finalista del Premio Nacional de Poesía con su libro Travesía de Bilbao. Entre su obra destacan los poemarios Te tomo la palabra (Premio Alonso de Ercilla y finalista del Premio Nacional de la Crítica), Todos los santos (Premio Internacional Antonio Machado), Cumbre del mar (Premio Alfons el Magánim), Vacilación, Aprender a irse (Premio Ciudad de Córdoba) y los volúmenes de relatos Elefantes blancos, Negrita con diamantes y Suerte de perro (Premio Iberoamericano Cortes de Cádiz). En 2009 publicó el ensayo biográfico Juan Larrea, versión terrestre. Ha codirigido el largometraje documental Pido la paz y la palabra y parte de su obra ha sido traducida al francés, portugués, ruso y árabe.


 

LA DECISIÓN DE JUANA MIR (ASCENSIÓN BADIOLA) - RESEÑA

En una de sus canciones, la titulada “Navarra tiene cadenas”, el cantautor navarro Fermín Valencia nos dice que la historia la hace el pueblo y la escriben contrabandistas. Y en muchas ocasiones, si sustituimos la palabra “contrabandistas” por vencedores o versión oficial --aunque en realidad no sea necesario efectuar esa sustitución--, no nos queda más remedio que estar de acuerdo.

Pero no se trata tan sólo de que la historia esté edulcorada, o directamente falsificada, a conveniencia de unos u otros, sino de qué es lo que se realza de cualquier periodo estudiado. Y normalmente los historiadores nos hablan de las grandes batallas, de los hechos más significativos de un país o de los próceres (o antipróceres) de la patria, pero casi nunca de aquellas personas insignificantes, normales, sencillas, que vivieron, y en muchas ocasiones sufrieron, esos grandes hechos que suelen pasar con letra mayúscula a los libros de historia.

Uno de esos hechos históricos que por cercanos, tanto en el tiempo (aunque casi haya transcurrido un siglo) como por las consecuencias que aún perviven entre nosotros es el de la guerra civil española. Muchos conocemos, o creemos conocer, los episodios más sonados e importantes, la batalla del Ebro, la defensa de Madrid, el bombardeo de Gernika, la represión posterior contra los vencidos o el asesinato de García Lorca. Pero hay muchas historias más, tal vez con minúscula, que merecen ser rescatadas. Eso es lo que ha hecho Ascensión Badiola en su novela “La decisión de Juana Mir”, ganadora del premio de novela Ramiro Pinilla 2020.

Badiola utiliza a un personaje real, la propia Juana Mir, para crear su novela. Juana Mir fue una periodista navarra, criada en Bilbao, que consiguió tener una columna titulada “La mujer escribe” en el periódico “La tarde”. En la novela la autora recrea libremente, aunque con un respeto y una sensibilidad exquisita, lo que pudieron ser los últimos días de su protagonista. Una mujer que siempre había deseado triunfar en un mundo de hombres pese a los obstáculos que tenían en aquella época. Una mujer que pese a ser católica y de derechas, o quizás por su modo de ver lo que tenía que significar ser católica y de derechas, denunció desde su columna los horrores del bando sublevado. E incluso pretendió sin conseguirlo (la censura no era patrimonio de un solo bando) denunciar los excesos del bando republicano al que aún se sentía afín.

Juana Mir, el personaje, y seguramente también la persona real en su momento, oscila durante toda la novela entre un optimismo que le invita a soñar con que no va a ser víctima de la represión ya que no ha hecho nunca nada malo ni deshonesto y un realismo que le dice que quienes están ganando la guerra desconocen lo que es no ya la justicia, sino ni siquiera la compasión. Y a pesar de eso sigue luchando contra todo aquello que cree que está mal o es denunciable. E incluso cuando ya percibe que van a detenerla y juzgarla en lo que no va a ser más que una farsa, hace un canto a la vida.

Personalmente desconocía la existencia de esta mujer como desconozco, me temo, la existencia de muchas otras personas que vivieron y sufrieron no sólo en esa guerra sino en muchas otras situaciones descritas por unos libros de historia en los que no aparecen. Por eso, aparte de por haber leído una novela muy interesante, recomendable y bien escrita, le estoy agradecido a la escritora, porque a partir de ahora ya conozco un poco más de una de esas personas que hacen que no perdamos del todo la fe en la humanidad.

NOTA FINAL

La autora, al final de la novela, reproduce seis artículos de Juana Mir que fueron leídos y presentados como pruebas en el Consejo de Guerra al que la sometieron. Se trata de artículos que podrían haber sido suscritos por cualquier persona decente, ya sea de derechas o de izquierdas, o sin ideología concreta, pero que para el tribunal sentenciador fueron motivo suficiente para condenarla a muerte. Afortunadamente, aunque sólo sea de un modo literario, Ascensión Badiola ha sido capaz de recuperarla para que sepamos quién fue, lo que hizo y, sobre todo, por qué la condenaron, aunque hoy en día esa condena nos parezca no sólo atrozmente injusta sino inexplicable.


 

sábado, 9 de enero de 2021

UNA TUMBA EN JERUSALÉN (JOSÉ JAVIER ABASOLO). SINOPSIS


Os dejo la sinopsis de mi nueva novela, UNA TUMBA EN JERUSALÉN. En esta ocasión no aparece Goiko, pero confío en que Claude Larrouy también sea merecedor de un hueco en vuestras estanterías.

Durante la II Guerra Mundial, en el marco de un intento nazi por granjearse la colaboración del nacionalismo vasco, Claude Larrouy, un agente de los servicios de información del gobierno del lehendakari Agirre en el exilio, se infiltra en la comisaría de Baiona. Desde su puesto, averigua la identidad de un grupo de oficiales de las SS que asesinan brutalmente a mujeres. Terminada la contienda, Larrouy solo tiene un objetivo, localizarlos y matarlos a todos. Y es lo que, con la colaboración del Mossad, ha hecho a lo largo de tres largas décadas. Ahora, en 1973, se encuentra en Madrid, dispuesto a acabar con el último de la lista. Pero no va a ser fácil, pues es la mano derecha en la sombra del delfín de Franco, el almirante Luis Carrero Blanco, que acaba de ser nombrado presidente del gobierno.




UNA TUMBA EN JERUSALÉN (JOSÉ JAVIER ABASOLO). EL CONTEXTO HISTÓRICO

Una tumba en Jerusalén es una historia de ficción, pues se trata de una novela, y las novelas, por definición, son obras de ficción. Ahora bien, cuenta con un trasfondo histórico. En estos casos, el lector o la lectora raramente pueden eludir la tentación de preguntarse si determinados hechos que se narran sucedieron en algún momento o si tal o cual personaje se basa en personas que realmente existieron. En definitiva, dónde están los límites entre la ficción y la realidad o, más exactamente, la historia.

El trasfondo de Una tumba en Jerusalén está integrado básicamente por tres escenarios históricos: el intento por parte de determinados jerarcas del III Reich de atraer a su causa al nacionalismo vasco, en el marco de la II Guerra Mundial; la caza y captura a la que fueron sometidos muchos de los nazis huidos tras la rendición de Alemania, con independencia del país en el que se hubieran refugiado, y los (pen)últimos años del franquismo. Veamos uno a uno estos escenarios.

El III Reich pretendía establecer un Nuevo Orden en Europa, para lo cual necesitaba aliados. Contó con muchos, muchísimos. Por una parte, porque las ideas totalitarias no eran exclusivas de Alemania e Italia, y existían fuerzas de corte nazifascista en la práctica totalidad de los países. Por otra, porque, lógicamente, no fueron pocos los oportunistas que apostaron por el que parecía el caballo ganador. Pero, además, hubo jerarcas nazis que, impulsados en parte por sus convicciones etnicistas y en parte por la pura conveniencia, buscaron aliados también en las naciones sin Estado. Y los encontraron, por ejemplo, en Bretaña o en Flandes, pero también en Ucrania o en Georgia, y en otros muchos países. Por ejemplo, las Waffen-SS llegaron a integrar a una legión de indios que peleaban por la independencia de su país, entonces en manos británicas. El axioma “los enemigos de mis enemigos son mis amigos genera a menudo extrañas compañías.

En este contexto, el nacionalismo vasco también fue sondeado sobre la posibilidad de colaborar en la construcción del Nuevo Orden. Y lo fue por iniciativa de Karl Rudolf Werner Best, un oficial de altísimo rango de las SS, en realidad, un general, que había sido ayudante personal de Reinhard Heydrich cuando este estaba al frente de la Oficina Central de Seguridad del Reich, que, entre otros “servicios”, controlaba a la Gestapo. El sondeo no dio frutos, porque, tal y como se explica en la novela, el nacionalismo minoritario, ANV, era de izquierdas y el mayoritario, representado por el PNV-Gobierno Vasco en el exilio, se comprometió desde el primer momento con los Aliados, muy especialmente a través de los “servicios” o Servicio Vasco de Información. Ello no obsta para que alguno de sus militantes, concretamente, Eugène Goyhenetche, practicara, de grado o por fuerza, un doble juego que, terminada la guerra, hizo que purgara cárcel por colaboracionista. Si fue un héroe o un villano es algo que aún sigue suscitando controversia, aunque lo cierto es que fue rehabilitado. En 1968 obtuvo la cátedra de Historia Vasca en la Universidad de Pau y en 1982 la Universidad del País Vasco le otorgó la distinción de “Doctor Honoris Causa".

Un vasco al que también se cita en la novela y que sí fue un colaboracionista notorio, aunque no estaba adscrito a partido abertzale alguno sino a la derecha francesa, fue Jean Ybarnégaray, quien llegó a ser ministro en el gobierno de Vichy. Sin embargo, se distanció y, en 1943, acusado de haber ayudado a diversas personas a atravesar clandestinamente la frontera de los Pirineos, fue deportado al campo de Fussen-Planssee, en Austria. Terminada la guerra, fue condenado en Francia por colaboracionista a la pena de “degradación nacional”, que le privaba del derecho a voto, a ser candidato, a ejercer determinados empleos o a poseer armas. Le fue suspendida precisamente “por acto de resistencia”. 

El segundo escenario histórico que está en el trasfondo de Una tumba en Jerusalén es el de los nazis que, terminada la guerra, se escondieron en diversos países del mundo y la caza a la que fueron sometidos. En la inmediata posguerra, las potencias aliadas se emplearon lógicamente a fondo, tanto para capturar a los jerarcas alemanes del nazismo como a sus colaboradores locales, al tiempo que pugnaban entre ellas por hacerse con los servicios de científicos, como Wernher von Braun, a quien se cita en la novela, o agentes de inteligencia que pudiesen reportarles algún beneficio, aunque ello supusiera tener que mirar a otro lado con respecto al grado de compromiso que habían mantenido con el régimen de Hitler. Pero, sobre todo tras los Juicios de Núremberg, que supusieron el ajuste de cuentas con la cúpula del nazismo, las potencias aliadas se relajaron y el peso de la investigación para localizar a los huidos y documentar los cargos contra ellos quedó muchas veces en manos de particulares, como Simon Wiesenthal, un superviviente de los campos de exterminio.

Es rigurosamente cierto que un ciego llamado Lothar Hermann, con la ayuda de su hija Silvia, proporcionó la pista que permitió al Mossad identificar y localizar en Argentina a Adolf Eichmann, considerado uno de los responsables más directos de la “solución final”. También que el propio Simon Wiesenthal había aportado años antes datos concluyentes al respecto que, por alguna razón, no habían sido tenidos en cuenta. Como Argentina no condecía extradiciones, un comando del Mossad secuestró a Eichmann en 1960 y lo condujo a Israel, donde fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado.

También en España se refugiaron prófugos nazis, al amparo del régimen franquista. Uno de los más conocidos fue el belga Léon Degrelle, que, a punto de terminar la guerra, se subió en Noruega a un avión Heinkel y voló hasta amerizar, cuando ya no le quedaba gasolina, en la donostiarra bahía de la Concha. A pesar de que Bélgica, donde había sido condenado a muerte en ausencia, solicitó su extradición, Franco nunca la concedió. Otro de aquellos prófugos fue Otto Skorzeny, muy reputado por sus acciones de comando, como la que llevó a cabo para rescatar a Mussolini cuando este estaba preso en el Gran Sasso. En España, siempre al amparo del régimen, Skorzeny colaboró con ODESSA, red clandestina dedicada precisamente a facilitar la huida a América Latina a exmiembros de las SS, y también con una empresa “de seguridad” dirigida por nazis alemanes creada, entre otras cosas, para apoyar en tareas escabrosas a la Dirección General de Seguridad española.

Y así enlazamos con el tercer escenario que constituye el trasfondo histórico de Una tumba en Jerusalén, el de los (pen)últimos años de la dictadura. Desde la Guerra Civil, Franco había ostentado la doble condición de jefe del Estado y presidente del Consejo de Ministros. En junio de 1973, con su enfermedad ya avanzada, decide dejar este segundo cargo, más ejecutivo, en manos del almirante Luis Carrero Blanco. Era este un hombre de la entera confianza del dictador, su delfín, llamado a ser el encargado de perpetuar el franquismo después de Franco. Controlaba los servicios de inteligencia y también de represión, como era el caso de la Brigada Político-Social. Precisamente un comisario de esta BPS, Melitón Manzanas, con fama de torturador y, por cierto, también de haber colaborado con la Gestapo durante la II Guerra Mundial, había sido en 1968 la primera víctima mortal deliberada de ETA. A su vez, el atentado contra Manzanas había estado en el núcleo del juicio celebrado en 1970 contra la cúpula de esta organización, el llamado Proceso de Burgos, que, paradójicamente, dejó en evidencia que las costuras del régimen empezaban a reventar. Carrero era el hombre llamado a recoserlas. Pero no tuvo tiempo, todo acabó para él apenas seis meses después de haber sido nombrado presidente, el 20 de diciembre de aquel mismo año de 1973. Le sucedió en el cargo el que era su ministro de Gobernación (hoy diríamos de Interior), Carlos Arias Navarro, a quien también vemos en la novela y que ha pasado a la historia como ese señor que, el 20 de noviembre de 1975, se asomó a las pantallas en blanco y negro de los televisores con semblante extremamente compungido para anunciar: “Españoles, Franco ha muerto”.




viernes, 8 de enero de 2021

EL RUIDO DE ENTONCES (ANTON ARRIOLA)

El ingeniero había salido de la central a las 19:45, en su Seat 131 de color blanco. Nunca llegó a casa. A las 21:30, se recibió una llamada en la delegación en Bilbao del diario Egin. «Tenemos a Ryan, de Iberduero», dijeron. Comenzó entonces una morosa semana de angustia y esperanza, cuyo desenlace pasaría a formar parte de la historia de la infamia. Desde aquel tiempo mi madre, al despertarse los sábados por la mañana, oía el ruido de una segadora. La maquinaria del mundo se ponía en marcha con un ronroneo estremecedor, que le hablaba de aniquilamiento y desolación como ningún elaborado soneto o discurso pudiera hacerlo. Pero solo existía ya dentro de su cabeza: hacía años que José Mari había dejado de cortar la hierba de su jardín.

Mediante una poderosa combinación de ficción alegórica y crónica autobiográfica, El ruido de entonces se adentra en los trágicos hechos que acontecieron alrededor de la central nuclear de Lemoiz. El secuestro del ingeniero José Mari Ryan, vecino y amigo de la familia del autor, constituye su elemento central. Junto a la pretensión inicial de contar la historia de un hombre inocente atrapado en una encrucijada, del relato irá aflorando una convicción: la necesidad de recuperar los recuerdos dolorosos de entonces, para que entre todos convirtamos a la memoria en guardiana de nuestro futuro.


 


miércoles, 6 de enero de 2021

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 794.-PÁJARO DEL NOROESTE (MARTA DEL RIEGO ANTA)

Título: PÁJARO DEL NOROESTE

Autora: MARTA DEL RIEGO ANTA

Editorial: ALIANZA DE NOVELAS

Trama: Tras ser despedida y cortar con su amante una mujer cercana a la cuarentena decide volver a su pueblo natal, en León, para reunirse con su familia y empezar una nueva vida dedicándose a la producción de vino. Pero pronto iniciará una relación sentimental tóxica, lo que junto al recuerdo --y la búsqueda-- de su hermano mayor desaparecido en extrañas circunstancias y la muerte de un vecino en un aparente suicidio, acabará complicando sus buenos propósitos.

Personajes: Cecilia, mujer cercana a la cuarentena que siempre ha deseado ser madre sin conseguirlo, obsesionada con el desapego que observa en la suya y con una vida sentimental confusa e inestable, Timoteo, el padre de Cecilia, antiguo médico del pueblo, una especie de caballero a la antigua usanza, Eleanora, la madre, también médico, pero que parece tener sólo interés en los pájaros que cría, fría y distante incluso con sus propios hijos, la abuela Rafaela, madrastra de Eleanora, una vieja huraña con fama de bruja, Damián, vecino, socio y amante de Cecilia, arrogante y violento, Helí, teniente coronel del ejército, muy amigo del hermano desaparecido.

Aspectos a Destacar: Esta novela ha sido calificada como un “country noir” a la española, pero sin ser inapropiada esa afirmación es algo más que eso, es un “noir” en el que se nos muestra descarnadamente la situación de lo que se llama la “España vacía” que es, en realidad, una España vaciada / El uso de expresiones y palabras propias de la zona en la que se desarrolla la obra, que en lugar de dificultar su lectura la enriquece.

La Frase: Nadie cree en mi proyecto. Ni en otro, ni siquiera en el suyo propio. Es un pueblo de descreídos. Pensaba que era una peculiaridad de mi familia, pero compruebo que es una peculiaridad regional, como el sabor de ciertos embutidos o el perfil de un paisaje característico. Aquí la gente no se entusiasma por nada. Nada causa fervorosa admiración. Las palabras arrobamiento, furor, exaltación se encuentran fuera del vocabulario cotidiano.


lunes, 4 de enero de 2021

MORIREMOS NOSOTROS TAMBIÉN (MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ)

Murieron nuestros padres o abuelos o hermanos y está claro que moriremos nosotros también, cada cual de lo suyo, de rabia, de asco, de no tener dinero para seguir viviendo, de agotamiento, de las viejas siete plagas o de alguna de las miles que bullen en lo profundo de las selvas o en laboratorios criminales de última generación –que sí, que de acuerdo, que también somos conspiranoicos– porque aquí, en esta tierra de Caín, lo que cuenta son mis muertos y tus muertos, esos que están siempre en el aire, haya pasado el tiempo que haya pasado, que eso es lo de menos, mi bandera y la tuya, mi templo y tu taberna, mi información y la tuya, mi hoz y tu navaja, mi garrota y la tuya, mi pistola y la tuya, mi sima y la tuya, mi país y el tuyo, por mucho la geografía sea la misma… y así hasta nadie sabe cuándo, hasta el fin de los tiempos probablemente. En la patria de Caín estamos, mejor no olvidarlo. En nuestro escenario, la cainina flota en el aire como una niebla espesa y embriagadora…


 

 

viernes, 1 de enero de 2021

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 793.-EL ECO DE LAS MENTIRAS (IAN RANKIN)

Título: EL ECO DE LAS MENTIRAS

Título original: IN A HOUSE OF LIES

Autor: IAN RANKIN

Editorial: RBA

Colección: SERIE NEGRA

Trama: La aparición del cadáver de un hombre desaparecido hace ya más de diez años, y en cuya búsqueda participó John Rebus, hará que se abra una nueva investigación y que quienes participaron en la primera sean acusados de negligencia cuando no de algo peor, lo que atraerá la atención de dos agentes de la Brigada Antocorrupción que se la tienen jurada al propio Rebus y a quien fue su compañera y pupila en la policía, Siobhan Clarke.

Personajes: John Rebus, personaje principal de la mayoría de las novelas de Rankin, antiguo inspector de policía jubilado, que cuando ejercía era posiblemente el más indisciplinado de los policías escoceses, sobre todo si decidía, como era norma en él, llegar a un asunto hasta el fondo, Malcolm Fox, antiguo policía de “Asuntos Internos”, que no se fía de Rebus, desconfianza que es recíproca, pese a que hayan llegado a respetarse mutuamente, de carácter reflexivo y tranquilo, empeñado en forjarse una carrera como policía, Siobhan Clarke, excompañera de Rebus a la que éste siempre ha respetado y apoyado, y que se ha mantenido leal a él por encima de cualquier otra circunstancia, Graham Sutherland, inspector encargado del caso, defensor de sus subordinados, pero que desconfía de todos los que participaron en la primera investigación Tess Leighton, policía del equipo de Sutherland, que se siente atraída por Fox, Steele y Edwards, pareja de policías de Anticorrupción que van detrás de Clarke y de Rebus y que participaron, como simples agentes, en la primera investigación.

Aspectos a Destacar: Ian Rankin, uno de los más reconocidos representantes de la novela negra escocesa, lo que habitualmente se denomina “tartan noir”, nos demuestra en esta novela que los personajes con fuerza y carisma, como es el caso de Rebus, son como los buenos vinos, que mejoran con el tiempo siempre que se traten en las condiciones adecuadas. Y es que Rebus, ya jubilado, sigue con la misma fuerza --o más-- que siempre y aunque en esta novela podría parecer un personaje secundario, su presencia la impregna por completo.

La Frase: Estaba mal que un policía delatara a otro, porque era como traicionar a la familia. Sin duda, las cosas eran así en la época de Rebus. La gente encubría los defectos y los puntos débiles de sus compañeros. Muchas veces había acudido un coche patrulla o un furgón al Oxford Bar para llevarlo a casa. Se levantaba totalmente vestido, sin tener ni idea de quién lo había subido los dos tramos de escalera o cómo lo había hecho. Nadie decía nada; así funcionaban las familia.