miércoles, 1 de julio de 2020

TXAPELA NOIR. DICCIONARIO DEL GÉNERO CRIMINAL VASCO (JOSÉ JAVIER ABASOLO)

Aquí podéis descargaros TXAPELA NOIR. EL DICCIONARIO DEL GÉNERO CRIMINAL VASCO.
Y si deseáis hacer alguna aportación, para añadir alguna obra o autor que se haya omitido, o puntualizar o corregir alguna entrada, vuestras aportaciones serán bienvenidas: javierabasolo@gmail.com

https://drive.google.com/file/d/1H37h07s5ufzjEQt9EZy-TXGtXlYWSvEj/view?fbclid=IwAR3aRX5kN2TL5E53mbxLnew09hrVk3_m7az5qKzx6pi3SijTk8aCddeZ-lA

UNA TUMBA EN JERUSALÉN (JOSÉ JAVIER ABASOLO). SINOPSIS


Os dejo la sinopsis de mi nueva novela, UNA TUMBA EN JERUSALÉN. En esta ocasión no aparece Goiko, pero confío en que Claude Larrouy también sea merecedor de un hueco en vuestras estanterías.

Durante la II Guerra Mundial, en el marco de un intento nazi por granjearse la colaboración del nacionalismo vasco, Claude Larrouy, un agente de los servicios de información del gobierno del lehendakari Agirre en el exilio, se infiltra en la comisaría de Baiona. Desde su puesto, averigua la identidad de un grupo de oficiales de las SS que asesinan brutalmente a mujeres. Terminada la contienda, Larrouy solo tiene un objetivo, localizarlos y matarlos a todos. Y es lo que, con la colaboración del Mossad, ha hecho a lo largo de tres largas décadas. Ahora, en 1973, se encuentra en Madrid, dispuesto a acabar con el último de la lista. Pero no va a ser fácil, pues es la mano derecha en la sombra del delfín de Franco, el almirante Luis Carrero Blanco, que acaba de ser nombrado presidente del gobierno.




UNA TUMBA EN JERUSALÉN (JOSÉ JAVIER ABASOLO). EL CONTEXTO HISTÓRICO

Una tumba en Jerusalén es una historia de ficción, , pues se trata de una novela, y las novelas, por definición, son obras de ficción. Ahora bien, cuenta con un trasfondo histórico. En estos casos, el lector o la lectora raramente pueden eludir la tentación de preguntarse si determinados hechos que se narran sucedieron en algún momento o si tal o cual personaje se basa en personas que realmente existieron. En definitiva, dónde están los límites entre la ficción y la realidad o, más exactamente, la historia.

El trasfondo de Una tumba en Jerusalén está integrado básicamente por tres escenarios históricos: el intento por parte de determinados jerarcas del III Reich de atraer a su causa al nacionalismo vasco, en el marco de la II Guerra Mundial; la caza y captura a la que fueron sometidos muchos de los nazis huidos tras la rendición de Alemania, con independencia del país en el que se hubieran refugiado, y los (pen)últimos años del franquismo. Veamos uno a uno estos escenarios.

El III Reich pretendía establecer un Nuevo Orden en Europa, para lo cual necesitaba aliados. Contó con muchos, muchísimos. Por una parte, porque las ideas totalitarias no eran exclusivas de Alemania e Italia, y existían fuerzas de corte nazifascista en la práctica totalidad de los países. Por otra, porque, lógicamente, no fueron pocos los oportunistas que apostaron por el que parecía el caballo ganador. Pero, además, hubo jerarcas nazis que, impulsados en parte por sus convicciones etnicistas y en parte por la pura conveniencia, buscaron aliados también en las naciones sin Estado. Y los encontraron, por ejemplo, en Bretaña o en Flandes, pero también en Ucrania o en Georgia, y en otros muchos países. Por ejemplo, las Waffen-SS llegaron a integrar a una legión de indios que peleaban por la independencia de su país, entonces en manos británicas. El axioma “los enemigos de mis enemigos son mis amigos genera a menudo extrañas compañías.

En este contexto, el nacionalismo vasco también fue sondeado sobre la posibilidad de colaborar en la construcción del Nuevo Orden. Y lo fue por iniciativa de Karl Rudolf Werner Best, un oficial de altísimo rango de las SS, en realidad, un general, que había sido ayudante personal de Reinhard Heydrich cuando este estaba al frente de la Oficina Central de Seguridad del Reich, que, entre otros “servicios”, controlaba a la Gestapo. El sondeo no dio frutos, porque, tal y como se explica en la novela, el nacionalismo minoritario, ANV, era de izquierdas y el mayoritario, representado por el PNV-Gobierno Vasco en el exilio, se comprometió desde el primer momento con los Aliados, muy especialmente a través de los “servicios” o Servicio Vasco de Información. Ello no obsta para que alguno de sus militantes, concretamente, Eugène Goyhenetche, practicara, de grado o por fuerza, un doble juego que, terminada la guerra, hizo que purgara cárcel por colaboracionista. Si fue un héroe o un villano es algo que aún sigue suscitando controversia, aunque lo cierto es que fue rehabilitado. En 1968 obtuvo la cátedra de Historia Vasca en la Universidad de Pau y en 1982 la Universidad del País Vasco le otorgó la distinción de “Doctor Honoris Causa".

Un vasco al que también se cita en la novela y que sí fue un colaboracionista notorio, aunque no estaba adscrito a partido abertzale alguno sino a la derecha francesa, fue Jean Ybarnégaray, quien llegó a ser ministro en el gobierno de Vichy. Sin embargo, se distanció y, en 1943, acusado de haber ayudado a diversas personas a atravesar clandestinamente la frontera de los Pirineos, fue deportado al campo de Fussen-Planssee, en Austria. Terminada la guerra, fue condenado en Francia por colaboracionista a la pena de “degradación nacional”, que le privaba del derecho a voto, a ser candidato, a ejercer determinados empleos o a poseer armas. Le fue suspendida precisamente “por acto de resistencia”. 

El segundo escenario histórico que está en el trasfondo de Una tumba en Jerusalén es el de los nazis que, terminada la guerra, se escondieron en diversos países del mundo y la caza a la que fueron sometidos. En la inmediata posguerra, las potencias aliadas se emplearon lógicamente a fondo, tanto para capturar a los jerarcas alemanes del nazismo como a sus colaboradores locales, al tiempo que pugnaban entre ellas por hacerse con los servicios de científicos, como Wernher von Braun, a quien se cita en la novela, o agentes de inteligencia que pudiesen reportarles algún beneficio, aunque ello supusiera tener que mirar a otro lado con respecto al grado de compromiso que habían mantenido con el régimen de Hitler. Pero, sobre todo tras los Juicios de Núremberg, que supusieron el ajuste de cuentas con la cúpula del nazismo, las potencias aliadas se relajaron y el peso de la investigación para localizar a los huidos y documentar los cargos contra ellos quedó muchas veces en manos de particulares, como Simon Wiesenthal, un superviviente de los campos de exterminio.

Es rigurosamente cierto que un ciego llamado Lothar Hermann, con la ayuda de su hija Silvia, proporcionó la pista que permitió al Mossad identificar y localizar en Argentina a Adolf Eichmann, considerado uno de los responsables más directos de la “solución final”. También que el propio Simon Wiesenthal había aportado años antes datos concluyentes al respecto que, por alguna razón, no habían sido tenidos en cuenta. Como Argentina no condecía extradiciones, un comando del Mossad secuestró a Eichmann en 1960 y lo condujo a Israel, donde fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado.

También en España se refugiaron prófugos nazis, al amparo del régimen franquista. Uno de los más conocidos fue el belga Léon Degrelle, que, a punto de terminar la guerra, se subió en Noruega a un avión Heinkel y voló hasta amerizar, cuando ya no le quedaba gasolina, en la donostiarra bahía de la Concha. A pesar de que Bélgica, donde había sido condenado a muerte en ausencia, solicitó su extradición, Franco nunca la concedió. Otro de aquellos prófugos fue Otto Skorzeny, muy reputado por sus acciones de comando, como la que llevó a cabo para rescatar a Mussolini cuando este estaba preso en el Gran Sasso. En España, siempre al amparo del régimen, Skorzeny colaboró con ODESSA, red clandestina dedicada precisamente a facilitar la huida a América Latina a exmiembros de las SS, y también con una empresa “de seguridad” dirigida por nazis alemanes creada, entre otras cosas, para apoyar en tareas escabrosas a la Dirección General de Seguridad española.

Y así enlazamos con el tercer escenario que constituye el trasfondo histórico de Una tumba en Jerusalén, el de los (pen)últimos años de la dictadura. Desde la Guerra Civil, Franco había ostentado la doble condición de jefe del Estado y presidente del Consejo de Ministros. En junio de 1973, con su enfermedad ya avanzada, decide dejar este segundo cargo, más ejecutivo, en manos del almirante Luis Carrero Blanco. Era este un hombre de la entera confianza del dictador, su delfín, llamado a ser el encargado de perpetuar el franquismo después de Franco. Controlaba los servicios de inteligencia y también de represión, como era el caso de la Brigada Político-Social. Precisamente un comisario de esta BPS, Melitón Manzanas, con fama de torturador y, por cierto, también de haber colaborado con la Gestapo durante la II Guerra Mundial, había sido en 1968 la primera víctima mortal deliberada de ETA. A su vez, el atentado contra Manzanas había estado en el núcleo del juicio celebrado en 1970 contra la cúpula de esta organización, el llamado Proceso de Burgos, que, paradójicamente, dejó en evidencia que las costuras del régimen empezaban a reventar. Carrero era el hombre llamado a recoserlas. Pero no tuvo tiempo, todo acabó para él apenas seis meses después de haber sido nombrado presidente, el 20 de diciembre de aquel mismo año de 1973. Le sucedió en el cargo el que era su ministro de Gobernación (hoy diríamos de Interior), Carlos Arias Navarro, a quien también vemos en la novela y que ha pasado a la historia como ese señor que, el 20 de noviembre de 1975, se asomó a las pantallas en blanco y negro de los televisores con semblante extremamente compungido para anunciar: “Españoles, Franco ha muerto”.




EL FELPUDO (ROSA ARCOS)


LA NOVELA: El felpudo es una crónica personal desde un insólito punto de vista: el de un felpudo de vecindad. Testigo directo de la vida que transcurre a su alrededor, desde la Guerra Civil hasta finales de la Dictadura, en un barrio de Getxo, el de Romo, en Bizkaia. Fueron años muy difíciles para la población con el hambre instalada, permanentemente, en la vida cotidiana. Podía haber resultado un relato triste, oscuro y siniestro, como eran aquellos tiempos. Sin embargo, los niños no eran conscientes de aquellos horrores.


LA AUTORA: Nacida en Getxo (Bizkaia), tras jubilarse cursó una carrera universitaria. Aficionada a viajar y a la buena cocina empezó en la literatura de un modo accidental, pero éste es ya su tercer libro, ya que anteriormente ha escrito y publicado Los gatos de mi vida y Las mascotas de los otros.






domingo, 28 de junio de 2020

MANOS ENSANGRENTADAS (ARITZA BERGARA)


La nueva entrega de las aventuras del periodista investigador Martín Alustiza, que Aritza Bergara ofreció gratuitamente a través de Facebook durante el confinamiento, dentro de poco en las librerías en formato papel.
Un grupo de delincuentes de poca monta atraca un banco, en lo que es su primer gran golpe. El cabecilla es captado por una mafia internacional que se dedica al lucrativo negocio del robo se bebés. Pero no lo hacen del modo tradicional, esto es, cuando el niño o niña ha nacido, sino que actúan sobre mujeres en su último mes de gestación. Jonathan Freijomil es la mano ejecutora que abre en canal las tripas para extraer a los mismos. A cambio de eso se le retribuye generosamente, pero espoleado por la ambición no se conforma y exige tener una mayor parte en el negocio, lo que originará un enfrentamiento con sus jefes. Las autoridades no son conscientes de la cadena de asesinatos hasta que el reportero Martin Alustiza localiza el hilo conductor y comienza a investigar el caso.



jueves, 25 de junio de 2020

EL ÚLTIMO BAILE DEL LUSITANIA (JOSÉ LUIS VÉLAZ)


LA NOVELA: París. Primavera, 1914. Mark Reber, financiero, pintor y poeta alemán, vive sumido en el encanto sensual de la belle époque: dinero, arte, fiestas, cabarés, cancán y champán. París es una fiesta. Europa es una fiesta… Parece que nunca más devendrá la guerra... pero, en los más recónditos centros del Alto Mando de los Ejércitos imperiales, surge el recelo.
Un día conoce a un importante magnate americano capaz de obtener todo lo que con dinero es posible conseguir. Tras el éxito de una rápida operación especulativa obtiene su confianza siendo invitado a la fiesta que en el Hotel Ritz ofrece a las más relevantes personalidades del Tout-Paris quedando prendado por Evelyn, la joven mujer del magnate.
El atentado de Sarajevo es el detonante. La Primera Guerra Mundial estalla. Mark Reber debe huir de París. Tras una breve estancia en San Sebastián, donde aún perdura el glamour de la belle époque, parte para Nueva York, en busca de la neutralidad americana; pero también de la mujer que lo cautivó. Nueva York, sin embargo, le deparará grandes sorpresas.
El 1 de mayo de 1915 sale del muelle neoyorquino el Lusitania, el transatlántico más grande, lujoso y rápido que existía en el mundo. Evelyn debe viajar en él. La Embajada del Imperio alemán publica una grave advertencia. A su paso por la zona de guerra será considerado objetivo militar. Mark Reber, tras conocer el aviso, se embarca en el último momento para ir junto a Evelyn. El 7 de mayo, estando ya cerca de Liverpool, un submarino alemán torpedea y hunde en 18 minutos al Lusitania, con 1.959 personas a bordo.
El suceso sigue siendo uno de los mayores misterios y enigmas de la historia. ¿Qué armamento portaba en sus bodegas? ¿Cómo pudo un solo torpedo hundir un barco de 35.000 toneladas? ¿A qué se debió la segunda explosión? ¿Por qué no fue escoltado por los destructores ingleses en la denominada zona de guerra?... Cuando todo era sabido desde la secreta Sala 40 británica. ¿Negligencia o complot para que Estados Unidos entrara en la guerra?

EL AUTOR: José Luis Vélaz Negueruela. Escritor. Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa), 1955. Doctor en Derecho, especializado en asuntos mercantiles. Ha dedicado su vida profesional a la abogacía de los negocios, y en puestos de alta responsabilidad, dentro de consejos de administración de determinadas compañías; socio fundador de un bufete especializado en tareas corporativas y administrador judicial concursal de muchas empresas en tiempos de crisis, ha publicado también varios libros de doctrina jurídica. Con El caso Lezurrieta dio el paso a la ficción, novela a la que han seguido Tiempos de bruma. El crimen de Lourdes Txiki y El último baile del Lusitania.





miércoles, 24 de junio de 2020

TRATADO DE [H]ORTOGRAFÍA (PATXI IRURZUN)


El protagonista de este diario es un viejo rockero. Una antigua estrella del Rock Radikal Vasco que ha perdido todo su fulgor. El cantante de un grupo llamado Los Tampones, cuya canción más popular se titulaba Estamos contra las reglas y que protagonizaron un sonado escándalo nacional cuando aparecieron tocándola en un conocido programa de televisión.
Pero eso fue antes, hace mucho tiempo, en los convulsos años 80. Ahora, nuestro antihéroe sobrevive a la precariedad trabajando en una pequeña biblioteca y escribiendo, sin pena ni gloria, «novelas literarias» y columnas en un periódico local. Y sobrevive también, y sobre todo, a la complicada adolescencia de sus dos hijos mellizos –Silvio y Janis– y a la reciente pérdida de su pareja y madre de ambos.
La única manera de superar el duelo y la apatía será integrarse en un grupo de guerrilla ortográfica que se dedica a corregir los rótulos y carteles de Jamerdana, su ciudad; y la única forma de que sus hijos dejen de verlo como a un marciano, y viceversa, lo será reuniendo a Los Tampones para un concierto excepcional y benéfico a favor del instituto de los mellizos, que se cae a cachos.

Si la literatura fuera un circo (en cierto modo lo es), estoy completamente seguro de que Patxi sería el tragasables. (Kutxi Romero).
Patxi Irurzun ha escrito la novela del Rock Radikal Vasco, y lo ha hecho como quien no quiere la cosa, con una gran historia pequeña, que es la historia de todos nosotros. (Miren Lacalle).



domingo, 21 de junio de 2020

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 761.-REGALO DE LA CASA (JUAN MADRID)

Título: REGALO DE LA CASA

Autor: JUAN MADRID
Editorial: JÚCAR
Trama: Tras veinte años sin haberse visto, en la vida de Toni Romano reaparece un antiguo amigo de los tiempos del servicio militar. Entre eufórico y nervioso le dice que tienen que volver a verse. Pero eso no ocurrirá, ya que al de unos pocos días se suicida. Al menos eso es lo que sostienen tanto su familia como la policía, pero su viejo amigo no lo tiene tan claro, lo que le acarreará más de un problema.
Personajes: Toni Romano, exboxeador y expolicía que sobrevive haciendo esporádicos trabajos de investigación y cobrando deudas impagadas, con un fuerte sentido propio de la moral aunque a menudo choca contra la moral oficialmente establecida, Cristina, mujer (y reciente viuda) del viejo amigo de Toni, que oscila entre sus deseos de conocer la verdad y los de mantener su tranquilidad personal y social, Hortensia, madre de Cristina, propietaria de una cadena de supermercados que dirige con mano férrea, Delbó, mano derecha de Hortensia y jefe de seguridad de su empresa, cometido que cumple por encima de cualquier otra circunstancia, El Dartañán, uno de los últimos “delincuentes honrados” de Madrid, amigo de Toni, Draper, excomisario de policía que regenta una agencia dedicada al cobro de deudas sin importarle los medios para conseguirlo, que en ocasiones le propociona trabajo a Toni, Frutos, antiguo compañero en la policía de Toni Romano, comisario de la vieja escuela.
Aspectos a Destacar: Según Xavier Coma, uno de los mayores expertos que ha habido en España sobre el género, Juan Madrid era el único escritor español que hacía estrictamente novela negra. Aunque quizás sea algo exagerado, ese comentario es bastante significativo sobre lo que el autor de “Regalo de la casa” ha supuesto tanto en el género negro autóctono como en la literatura española en general.
La Frase: Nunca le dije a Luis lo buen tipo que era. Eso es muy típico de los hombres. Parece que nos da miedo, vergüenza o lo que sea. De manera que terminamos la mili y cada uno se fue por su lado. Yo a intentar abrirme camino en el ring y él a terminar la carrera. Debió ser vergüenza lo que nos impidió llamarnos y seguir siendo amigos.

UNA TUMBA EN JERUSALÉN EN EL DIARIO "GARA"


El escritor bilbaino José Javier Abasolo, autor afincado en el género negro de temática actual, nos sorprende en su última novela, “Una tumba en Jerusalén” (Txertoa), con una trama histórica que traslada a los y las lectoras hasta la Segunda Guerra Mundial, para arrancar la narración con una trama ligada al nazismo y a los contactos que tuvo con el nacionalismo vasco. «Es cierto que mis novelas suelen pasar en época actual, pero esta vez quería ir más lejos porque me interesa la historia de este país y esos personajes que son poco conocidos, sobre todo cuando están al norte de la muga de Irun», relató el autor en la presentación de ayer.
Se refería a Eugène Goyhenetche y Jean Ybarnégaray, personas que existieron y que Abasolo ha querido rescatar para arrancar la trama de su nueva novela. El primero, según explicó, era un joven historiador nacido en Uztaritze con el que contactaron los nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Ybarnégaray, por su parte, fue un político que a lo largo de su carrera militó en diversos partidos y ligas de derecha, y fue también el primer presidente de la Federación de Pelota Vasca, que se constituyó en 1921 en Baiona. «Era nacionalista francés y al mismo tiempo vasquista. Da la impresión de que era un hombre que jugaba a dos bandas», opinó Abasolo.
El autor recalcó que es cierto que los nazis contactaran con Goyhenetche para tratar de unir los diferentes nacionalismos y ponerlos al servicio de Hitler –de hecho, en 1944, tras finalizar la guerra en el Estado francés, ingresó en prisión acusado de colaborar con los nazis–, pero en el caso de Ybarnégaray estos contactos son ficticios.
Tres escenarios históricos
Así, Abasolo divide el relato en tres escenarios históricos. El primero, el que arranca la novela, versa sobre estos dos personajes históricos y, según adelantó el editor de Txertoa Martin Anso, se centra en los contactos con los nazis que citaba Abasolo: «En la Segunda Guerra Mundial los nazis trataron de colaborar con los nacionalistas vascos. Esto no sucedió solo con los vascos, trataron de establecer relaciones con varias minorías nacionales para implantar un nuevo orden. Su lógica era: el enemigo del enemigo es mi amigo». Añadió que algunos aceptaron la colaboración pero que en Euskal Herria «no se daban las condiciones y se declinó la oferta: los nazis acababan de bombardear Gernika y los contactos eran complicados», recordó Anso. En la novela, tanto Goyhenetche como Ybarnégaray serán partícipes de esos contactos y por ello serán perseguidos por un agente del servicio secreto del lehendakari Agirre, desde Baiona.
El segundo escenario histórico nos traslada al final de la contienda. «Muchos nazis huyeron y los aliados tratarán de dar con ellos, entre ellos Simon Wiesenthal», personaje real que, tras pasar por Mauthausen-Gusen, dedicó su vida a llevar a los huidos ante la justicia y que Abasolo trae a su novela.
La tercera parte transcurre en 1973, en un Estado español gobernado por un dictador que está dando sus últimos coletazos y al que, previsiblemente, sucederá Carrero Blanco. «Esta última trama arranca cuando Blanco es nombrado jefe de Gobierno», adelantó Anso, quien opinó que «lo más interesante de esta novela es cómo viste una trama de espionaje con datos históricos muy interesantes».
HISTORIA
«Mis novelas suelen pasar en época actual, pero esta vez quería ir más lejos porque me interesa la historia de este país y esos personajes que son poco conocidos, sobre todo cuando están al norte de la muga de Irun», relata el autor.



martes, 16 de junio de 2020

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 760.-37 HORAS (JODI COMPTON)

Título: 37 HORAS

Título original: THE 37th HOUR

Autora: JODI COMPTON
Editorial: ROCA
Trama: Los policías que se dedican al rastreo y búsqueda de personas desaparecidas suelen sostener que las primeras treinta y seis horas son vitales para encauzar con alguna garantía de éxito la investigación. Y los policías de Mineápolis, en Minnesota, no son una excepción. Pero cuando el desaparecido es, precisamente, un policía y la agente que debe iniciar la investigación, prácticamente con las primeras treinta y seis horas agotadas, es su mujer, la cosa puede llegar a complicarse.
Personajes: Sarah Pribek, detective de la policía de Mineápolis especializada en la búsqueda de personas desaparecidas, Genevieve, compañera y mentora de la anterior, de baja tras el asesinato de su hija, que no ha sido capaz de superar, Vang, compañero de Sarah Pribek, Shorty, presunto asesino de la hija de Genevieve, que quedó libre por un problema “técnico” procesal, Kilander, fiscal de la ciudad con el que Sarah colabora, Naomi y Sinclair Shiloh, hermanas del marido desaparecido de Sarah, la primera muy joven cuando aquel abandonó la residencia familiar, a pesar de lo cual ha intentado mantener el contacto, la segunda. “oveja negra” rebelde de la familia y sordomuda, que estaba muy unida a su hermano.
Aspectos a Destacar: Estamos ante una novela que junto a la “búsqueda formal” de la persona desaparecida, con el plus de intriga que le proporciona el que el desaparecido es policía, ahonda, sobre todo, en la búsqueda de esa personalidad que muchas veces permanece oculta aunque, a la hora de la verdad, es lo que más nos influye cuando manejamos nuestra vida.
La Frase: “Hay una explicación lógica para todo esto”. “No, no la hay”. Aquellas dos frases constituían el yin y el yang de casi todos los casos de personas desaparecidas. Cada semana tenía que pronunciar varias veces la primera de ellas y los familiares respondían con la segunda.

viernes, 12 de junio de 2020

FICHERO DE NOVELAS NEGRAS: 759.-LA ESTRELLA DE QUINCE PUNTAS (NOELIA LORENZO PINO)

Título: LA ESTRELLA DE QUINCE PUNTAS

Autora: NOELIA LORENZO PINO
Editorial: EREIN
Trama: La aparición de una chica joven, asesinada pero sin cabeza y con las yemas de sus dedos quemadas por lo que es imposible obtener sus huellas dactilares, obligará a la Ertzaintza a sumergirse en una complicada investigación, ya que a la imposibilidad de identificarlas se unirá el hecho de que no consta ninguna denuncia por su desaparición. Hasta que la aparición de otro cadáver haga que la situación dé un giro de ciento ochenta grados.
Personajes: Eider Chassereau, agente de la Ertzaintza, divorciada, vegana y tutora de una sobrina adolescente, hija de una hermana fallecida por sobredosis de drogas, lo que en ocasiones la incita a ser sobreprotectora, Jon Ander Macua, compañero de Eider, afable y leal, Alex Careaga, miembro de una importante familia afincada en Punta Galea (Bizkaia), soltero y bon vivant, que tiene como mascota una estrella de mar de quince brazos, Thomas Careaga, hermano mayor del anterior, más tranquilo y menos vital, casado con Paula, una mujer más joven que él con la que tiene un hijo y que conecta muy bien con Melissa Greene, mujer del padre de la familia, que se halla inhabilitado por una demencia senil y que no es aceptada por sus yernos, Thomas y Alex, ya que es prácticamente de la edad de los mismos y le achacan la separación de sus padres, César, antiguo sicario de un cártel mejicano que tuvo que huir de su país para evitar represalias por parte de sus jefes, refugiándose bajo la protección del paterfamilias de los Careaga.
Aspectos a Destacar: En esta nueva novela de la serie protagonizada por los ertzainas Chassereau y Macua sus protagonistas siguen creciendo a través de una historia que apenas nos da un momento de descanso y en la que se nos muestra cómo el pasado puede influir en nuestras vidas actuales y, al mismo tiempo, podemos contemplar cómo los poderosos, amparados en la impunidad que les proporciona tanto sus negocios como sus relaciones y apellidos, se consideran prácticamente impunes y con derecho a hacer su voluntad sin preocuparse por las consecuencias de sus actos.
La Frase: Sintió lástima por la chica decapitada. Igual la ausencia de cabeza, de cara y de expresión tenía la culpa de que le hubiera sobrecogido en menor medida. O tal vez era que que se empezaba a acostumbrar. Aquel pensamiento le hizo sentir fría y no le gustó nada. Se estaba insensibilizando. No quería. No. Era positivo conseguir ser más fuerte para poder enfrentarse a situaciones duras, pero aquello la alejaba de sí misma.

LOS MALOS HOMBRES (DANIEL PALENCIA)


LA NOVELA: Agosto de 1930. Los líderes republicanos comienzan a organizarse para tumbar al moribundo régimen monárquico y eligen San Sebastián como sede para su primer Comité Revolucionario. Martín Araoz, agente de la Brigada de Información, un perfecto hijo de puta, recibe el encargo de infiltrarse en la reunión. Una vez en la ciudad, contactará con la sugerente Aitana Kutz, coordinadora de los republicanos, haciéndose pasar por el representante de un importante banquero. Pero todo se empezará a complicar, ya que deberá enfrentarse a una facción rival de la policía, a los nacionalistas, que tratarán de darle caza y, sobre todo, a su pasado. Un misterioso y poderoso individuo volverá a aparecer en su vida para recordarle de dónde viene, y provocará un imprevisible vuelco en la historia.

EL AUTOR: Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa), 1992. Estudió Derecho, pero ha trabajado como redactor publicitario en diversas agencias de Donostia y Madrid. Así mismo es árbitro de fútbol y colabora en diversos medios de comunicación. Los malos hombres es su primera novela.