miércoles, 1 de agosto de 2012

EL DÍA EN QUE FUI JAMES ELLROY


No, no es una fantasmada, ni siquiera trato de compararme con el gran Ellroy (no por falsa modestia, sino por pura reciprocidad, si él nunca se ha comparado conmigo no sé por qué tengo yo que compararme con él), sino la constatación de un hecho. Como en aquel antiguo programa de televisión, “Reina por un día”, yo fui James Ellroy por un día.
La cosa tiene su explicación. Hará unos diez años me pidieron, desde un periódico de Bilbao, un relato para una serie de “Cuentos de Verano”. Así lo hice y les envié el relato. Junto a él aparecería una breve biobibliografía del autor y una fotografía.
La cosa fue que al ir a buscar una fotografía mía al archivo del periódico se encontraron con un artículo anterior que iba dentro de un reportaje más amplio sobre el bueno de James y, claro, la única fotografía que allí aparecía era la del propio Ellroy, así que ni corto ni perezoso, el encargado de buscar una foto de José Javier Abasolo cogió la de James Ellroy y la imprimió sobre la biografía que acompañaba al relato.
Con lo que por un día me convertí en James Ellroy o, al menos, mi cara fue la de Ellroy.
Desde entonces me convertí en un fan del amigo James porque si el destino nos unió, no voy a ser yo quien pelee contra el destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario